mapstell Tag

Conviértete en MapsTell Guide: Contribuye a un Mundo de Entendimiento.

¿Por qué hablamos de un mundo de entendimiento? Concretamente porque esa es la premisa fundamental y el ciclo virtuoso que facilita esta metodología: conocerse y entenderse más; conocer y entender mejor a los demás y, como objetivo final, contribuir al desarrollo del potencial de personas y equipos. Esto último, acompañándolos y guiándolos a través de la cartografía asociativa de MapsTell, basada en el Modelo DISC de William Marston, que abre diálogo sobre los estilos conductuales, facilita información sobre el comportamiento humano y permite visualizar rápida y eficazmente procesos tanto empresariales como estratégicos e individuales.

Ahora bien, para llegar a cumplir ese ciclo virtuoso que propone esta Certificación como MapsTell Guide tiene que suceder, en primer lugar y en primera persona, la experiencia del propio viaje de cada participante.

 

¿Por qué un mapa?

 

Porque es la herramienta que necesitamos para viajar desde un punto a otro que nos ayuda a tomar pequeñas decisiones inteligentes; entre ellas: decidir qué ruta vamos a tomar, en qué zonas queremos hacer una pausa corta o larga, qué lugares fotografiar, dónde queremos comer, en qué punto cambiar el transporte, dónde pasar la noche y un largo etcétera. De hecho, sin un mapa es mucho más difícil llegar a un destino sin sobresaltos. Ahora bien, ¿qué diferencia hay entre un mapa como el que conocemos hasta ahora y un mapa de la metodología? Veamos una imagen:

Tal y como se ve en la gráfica, el mapa se divide en 16 áreas. De esta forma, habrá que cumplimentar una serie de pasos que nos llevarán a nuestra área preferida que, ampliada, nos señalará cuál es nuestro punto de partida: dónde estamos y en qué lugares nos movemos habitualmente.

 

Entonces, ¿por dónde empezamos?

¿Dónde estamos?

 

El primer paso nos invita a cumplimentar un test que hará zoom sobre una de esas 16 áreas y nos situará (literalmente) sobre ella. En ese PersonalMap se pondrá el acento en 3 aspectos:

1. Nuestro estilo conductual. Representado en un paisaje/territorio lleno de topónimos (pueblos, montañas, carreteras) que nos revela mucho de nosotros y de nuestra conducta personal a través de una buena cantidad de palabras clave.

2. Cómo nos ven los demás y cómo nos perciben. Muchas etiquetas que daremos por sentadas y otras tantas que sorprenderán; incluso puede que no nos reconozcamos en ellas o que nos hagan un poco de ruido. En cualquier caso, se trata de ver cómo nos ven los otros/as en relación a nuestros comportamientos.

3.- Nuestros desafíos. Cada PersonalMap, como si fuera una agencia de turismo, nos sugiere lugares a visitar; en este caso, comportamientos que son zonas no exploradas. En tal sentido, cada uno decidirá qué camino quiere hacer. Es decir, ya situados en el mapa, tras la exploración de nuestra zona conocida y de los lugares que más visitamos, el desafío nos propone elegir un destino e iniciar un viaje a otra zona, a otro estilo de comportamiento en el que podremos adquirir habilidades y entender mejor a los demás.

 

¿Más?

Ciertamente hay muchísimo más. Esto sólo ha sido una aproximación a la formación para exponer brevemente por qué el mapa es el marco lúdico ideal que despierta la curiosidad por explorar, que invita a la reflexión y a la acción y que propone descubrir la magia que existe en cada uno de los viajes personales. Efectivamente, es una gran metáfora que además de mostrarnos los sitios que visitamos a menudo, nos invita a viajar, a abrirnos a nuevas posibilidades y a descubrirnos en ellas, incluso aunque no nos quedemos allí de forma definitiva.

 

¿Por qué convertirnos en MapsTell Guides?

 

Lo resumiría en estas grandes cuestiones:

  • Aprender una metodología visual, original, creativa, innovadora y no intrusiva ya que se habla sobre un mapa y el hacer y no sobre la persona.
  • Incorporar a la práctica profesional una herramienta que invita al diálogo y a la conversación que potencia naturalmente la empatía como ingrediente fundamental de las relaciones interpersonales.
  • Adquirir una metodología diferenciadora con la que facilitar a los clientes procesos originales, divertidos y motivadores a través de los cuales aprenden mientras descubren por sí mismos/as los diferentes estilos de comportamiento y/o los cambios que pueden o deberían hacer.

Sobre todo, comprender que MapsTell incide en el comportamiento y no en la personalidad, en lo fácilmente observable y modificable a través de acciones que se convertirán en hábitos. Como sabiamente señalaba Gandhi: Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino”.

Además, porque es sumamente versátil y práctica para aplicar en muchos y diversos ámbitos y procesos. Por ejemplo, para departamentos clave dentro de cualquier empresa (ventas, fidelización, atención al cliente, etc.); responsables de RRHH (orientación, selección, capacitación); formadores, profesionales de la salud, coaches, facilitadores, etc.

Como MapsTell Guides conseguiremos acompañar y guiar a personas y equipos a tomar conciencia de forma espontánea, a cambiar y ampliar su mirada, a encontrar las palabras para definir lo que les ocurre e incluso de poder ver el camino que deben de tomar, a ser más intuitivos/as y creativos/as.

Todo eso que no es ni más ni menos que lo que nos sucede cuando viajamos.

 

¿Empezamos?

 

Solicita más información AQUI.

AGENDA de próximas fechas de certificación.

¡¡Plof!! Sí, sí. ¡Plof!

Y es que no todos los días estamos como aquella canción de Hombres G donde David Summers empieza cantando “Hoy me he levantado dando un salto mortal,…”.

Y no, no todos los días tenemos esa actitud del título de “Voy a pasármelo bien”.

Te ocurre a ti, a mí y por supuesto también a los trabajadores y compañeros de la empresa. Y esto, queramos o no, influye directa e inevitablemente en el rendimiento y la cuenta de resultados.

¿Cómo hacemos para motivar a los demás y en concreto a los trabajadores?

Podría poneros un listado de claves para mantener la motivación pero, ¿servirían para todos?
¿Acaso le motivan a Juan las mismas cosas que a Ana o que a Antonio o Isabel?

Por supuesto que hay cosas generales para todos y el listado vendría a ser algo como:

  • Escucha con atención lo que tengan que decirte.
  • Reconoce sus logros y alaba sus progresos.
  • Dales autonomía.
  • Ofrece flexibilidad de horarios y conciliación familiar.

 

De todo esto podemos encontrar información muy fácilmente pero como te decía no hay medidas que funcionen para todos porque cada uno de nosotros es diferente.

Lo que sí hay es una clasificación en base a 4 estilos de comportamiento que puede orientarnos mejor para entender esas diferencias y saber cómo adaptar nuestras medidas motivadoras. Esto viene del psicólogo William Marston que se centró en dar explicación a las conductas de las gente común.  ¿Te gustaría conocerlas?

La clasificación responde a las siglas DISC que vienen de cuál es la respuesta en cuanto a:

  • Dominancia
  • Influencia
  • Serenidad
  • Cumplimiento

Y esto mismo se asocia con un color para cada uno de ellos siendo éstos el rojo, el amarillo, el verde y el  azul.

De ahí que haya personas que será mejor motivarlas según su estilo de comportamiento que cogiendo la clasificación de MapsTell y para una primera idea breve sería:

  • Decisivo
    • Ofrecerle tareas variadas y desafiantes.
    • Dale mucha libertad en cómo hacer las cosas.
    • Hablarle de resultados y recompensas.
    • Reconoce sus logros con una palmadita en la espalda.
  • Influyente
    • Establece objetivos claros y permítele trabajar junto a otros.
    • Crea espacios en los que pueda compartir sus ideas y pensamientos.
    • Fomenta actividades de grupo fuera del trabajo.
    • Aprecia y reconoce públicamente sus habilidades y dale popularidad.

 

  • Estable
    • Define claramente sus tareas y establece o permítele hacer sus propios procesos y procedimientos.
    • Asignalé proyectos que pueda llevar de manera completa de principio a fin.
    • Dale espacio, un ambiente armónico, libre de conflictos y respeta su ritmo.
    • Ofrécele la oportunidad de ayudar a otros o contribuir y reconoce su apoyo al grupo.

 

  • Concienzudo
    • Establece un marco claro de trabajo, adelántale la información por escrito y habla con datos objetivos.
    • Haz una descripción precisa de la tarea donde disponga de tiempo para que pueda recopilar la información necesaria, analizar y reflexionar así como cuidar los detalles y la calidad.
    • Plantéale proyectos que requieran conocimientos específicos y experiencia.
    • Confirma que está realizando bien y correctamente según esperas su trabajo.

 

Ya sé qué te estás preguntando, sí. Y ¿cómo saber de qué estilo es cada uno?

No tenemos un detector de estilos automático en plan escanner que pasar a la gente pero casi. Sí sí, casi porque podemos “mapear” personas y equipos para un mejor entendimiento.

La verdad que es cuestión de hacer un test de diagnóstico o formarse algo en estilos conductuales.

Como es algo más largo de explicar de lo que sería un artículo en un blog, te animo para empezar a que descubras tú mismo/a tu propio estilo.

Puedes hacerlo en el siguiente enlace de manera totalmente gratuita a través del cuestionario de MapsTell visual y original que te pondrá sobre un mapa, literalmente: http://bit.ly/MapsTell

 

 

Y, por supuesto, te recomiendo conocer mucho mejor a tu equipo a través de alguno de los talleres de PersonalMapping para el que puedes solicitarnos información y ver opciones desde 4 horas modalidad in-company.

Para mejorar no solamente la motivación, si no también ventas, clima laboral, liderazgo y trabajo en equipo.

Un ambiente en el que sabemos cómo tratar a los demás y los demás saben lo que necesito y cómo lo prefiero, es sin duda un espacio más agradable y productivo con ese extra de empatía.

 

Más en mapstell.com

3 beneficios de viajar que desearás (y puedes) aplicar al mundo de la empresa

1.- Apertura mental.

Cuando viajamos estamos abiertos a conocer nuevos lugares, culturas diferentes, probar otro tipo de comida, que los demás hablen en otros idiomas,…

Existe una apertura para recibir lo nuevo, lo desconocido.

Fíjate que esta experiencia de viajar hace incluso, que seamos capaces de replantearnos formas de funcionamiento diferentes, sí, sí, hablo de modificar nuestros esquemas de pensamiento sobre cómo son o cómo deberían de ser las cosas y logramos ver más allá, ampliamos la mirada, la mente y se abren numerosas posibilidades que ni imaginábamos.

Aplicar esto en la empresa y conseguir esta apertura en las personas favorece la empatía, la escucha, las relaciones interpersonales, la creatividad, el replantearse cómo se han hecho las cosas hasta el momento,…

Estarás de acuerdo conmigo en que se eliminan o si no se reducen considerablemente creencias y barreras generadas por la rutina e incluso esos juicios que tenemos sobre algunos/as compañeros/as, etiquetas que nublan y no nos permiten ver a la persona en su totalidad con sus defectos sí aunque también con sus virtudes (conocido efecto halo negativo). Importante también saber separar el rol del puesto de la persona.

Y, ¿qué me dices de esa frase matadora de “aquí las cosas siempre se han hecho así”?

 

En definitiva, consigue un cambio de mentalidad generador de mejoras, tanto en relaciones como en procesos.

 

“Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios,
la intolerancia y la estrechez de mente» – Mark Twain.

 

 2.- Autoconocimiento.

Viajemos solos o acompañados descubriremos aspectos nuestros, de nosotros mismos que desconocíamos o que incluso nos sorprenderán.

Un viaje nos hace salir de esa zona que conocemos (zona de confort) a otra que podríamos llamar de descubrimiento y por lo tanto, de autoconocimiento.

Podemos quizá sorprendemos afrontando situaciones con muchísima paciencia, relativizando y restando importancia a ciertos problemas que surgen, dándonos cuenta de que podemos vivir sin aquello que hemos olvidado meter en la maleta, por ejemplo o incluso adaptándonos a situaciones y otros entornos de forma rápida y flexible.

Estamos más presentes en el aquí y el ahora, más en contacto con nosotros mismos, con nuestras pasiones,…además el encontrarnos ante nuevas situaciones nos hace darnos cuenta de lo valientes y capaces que somos minimizando ciertos miedos…

En cualquier caso, viajar nos hace crecer, reflexionar, madurar, tener más información sobre nosotros mismos, sobre cómo funcionamos, sobre nuestras fortalezas y nuestras áreas de mejora,…

Imagínate el impacto que pueden tener nuestras acciones en la empresa con mayor introspección, autoconocimiento y confianza en uno mismo. Conocernos más nos ayuda a optimizar nuestra manera de funcionar y esto nos lleva a obtener mejores resultados.

 

“El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes,
 si no en mirar con nuevos ojos.” Marcel Proust.

 

3.- Acción. Aprender que lo importante es el camino.

Indudablemente hemos de marcar destino y trazar una hoja de ruta (objetivos y plan de acción como empresa).

 ¿Qué queremos ver y visitar? Solemos marcar aquellas cosas que no queremos perdernos durante nuestro viaje.

Sabemos que deberemos organizarnos para que nos dé tiempo a todo, establecer prioridades y tiempos, llamar para reservar,…

Esto nos lleva a algunas personas a elaborar incluso un planning o estructurar una hoja de ruta y por supuesto de presupuesto.

Fíjate qué curioso y evidente resulta que para poder ir de un punto a otro es muy importante ubicarse y saber dónde estamos, lo que es lo mismo, ese punto en el mapa que nos indica “usted está aquí”. Es entonces cuando sabemos esto, que podemos trazar el camino más recto posible, sin dar rodeos ni equivocarnos. Más de una vez me ha pasado andar en sentido contrario ¿a ti no?

 

Observo en las empresas que mucho objetivos, objetivos,… ojo! Que es algo que está muy bien y hoy en día es más que determinante en el éxito de una empresa. Debemos marcarnos retos y a dónde queremos llegar, sí. Ahora bien, ¿qué pasa con ese análisis de situación actual en cuanto a dónde estamos, cuáles son nuestras fortalezas y nuestras áreas de mejora? Es más, hay textos enmarcados con aquello de misión, visión y valores, que sabemos son más parte de la decoración en la mayoría de los casos que de la práctica real diaria de la organización.

¿Dónde estamos?

¿Cómo vamos a conseguir llegar a la meta que nos hemos marcado?

Y una vez definido destino, esto es objetivos y elaborado hoja de ruta o lo que en la empresa llamamos plan de acción, toca enfocarse en el camino. Una vez en el camino ya sí que bien es cierto que podemos hablar de resiliencia por aquello de que en él caeremos, nos levantaremos, insistiremos, aprenderemos,…

 

“Nuestro destino de viaje nunca es un lugar,
sino una nueva forma de mirar las cosas.” Henry Miller.

  

Hay estudios que afirman que todo viaje “suma” y que viajar tiene efectos beneficiosos para la salud. En concreto, la mayoría de ellos coinciden en que disminuye el estrés y la ansiedad, aumenta las habilidades sociales y comunicativas, amplía posibilidades, favorece el auto-descubrimiento, nos aleja del miedo y las inseguridades, nos hace replantearnos cosas,… en definitiva, ¡nos hace más felices!

“VIAJAR ES LA RESPUESTA, NO IMPORTA CUÁL SEA LA PREGUNTA”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies